Ejercicio físico

Practicar ejercicio físico en forma regular es uno de los pilares fundamentales del tratamiento complementario indicado a nuestros pacientes. Dicha práctica de forma moderada supone una herramienta muy eficaz, sin coste alguno y sin efectos secundarios.

Las bondades del ejercicio físico practicado en forma regular están ampliamente estudiadas y difundidas en la literatura médica: dentro de sus beneficios sabemos que, regula los niveles de glucemia, participa activamente en la modulación de los niveles de tensión arterial, combate los mecanismos del estrés e induce un estado de bienestar debido a la liberación de endorfinas. De este modo controla los niveles de depresión y de ansiedad.

Tiene además un papel determinante en el control del sobrepeso, optimizando la relación entre la distribución equilibrada de la grasa corporal y del músculo esquelético.

A nivel inmunológico, tanto durante como  después del ejercicio, se produce un aumento de los neutrófilos circulantes, al igual que los niveles de linfocitos T, que además de aumentar su número favorece una mejora funcional de las células NK (natural killers), esos linfocitos altamente especializados que participan directamente en la actividad anti tumoral.

El impacto altamente favorable del ejercicio físico regular sobre el sistema inmune, explica el motivo por cual está ampliamente recomendado en procesos crónicos donde están involucrados tanto el sistema inmune como los mecanismos intrínsecos de la inflamación. Ambos procesos están asociados directamente con el cáncer, el S.I.D.A., la hipertensión arterial y las enfermedades cardiovasculares (la O.M.S. reporta  al sedentarismo como una causa directa del aumento de la incidencia de muerte súbita).

En relación al paciente oncológico, podemos afirmar que el ejercicio moderado mejora el sistema inmune por un doble mecanismo: por un lado lo hace en forma directa al estimular la células que participan en la inmunidad celular y por otro lado al neutralizar los mecanismos negativos del estrés sobre dicho sistema.

Un beneficio adicional de capital importancia es el control del sobrepeso, ya que sabemos a ciencia cierta que la obesidad, no solo aumenta la incidencia de cáncer sino que además, los pacientes oncológicos obesos responden muy mal a los tratamientos convencionales. 

Más sobre Ejercicio físico

Publicado: may. 23, 2014

Ejercicio físico

Practicar ejercicio físico en forma regular es uno de los pilares fundamentales del tratamiento complementario indicado en nuestros pacientes. Dicha práctica de forma moderada supone una herramienta muy eficaz, sin coste alguno y sin efectos colaterales.

Leer más
RSS

Lecturas recomendadas

Prescripción del ejercicio físico para enfermos con cáncer (Capítulo del libro Actividad física y salud): 1
Prescripción del ejercicio físico para ...
Carolina Chamorro ...
Versión Kindle - 33 páginas
Defensa personal contra el cáncer
Defensa personal contra el cáncer
Carlos Mata
Versión Kindle - 221 páginas
Ejercicio físico. El talismán de la salud: Disfruta del ejercicio sin riesgo y llega a la vejez en plena forma. (Manuales de la Clínica Universitaria de Navarra)
Ejercicio físico. El talismán de la salud: ...
Alegría Ezquerra ...
Tapa blanda - 128 páginas
EUR 7,00
Ejercicio físico para mejorar la salud (Temas De Salud)
Ejercicio físico para mejorar la salud ...
Prevention Magazine ...
Tapa dura - 640 páginas
Ejercicios físicos que curan y stretching (Salud)
Ejercicios físicos que curan y stretching ...
Valeria Gattoronchieri
Tapa blanda - 128 páginas
EUR 18,90
Alimentación y nutrición en la vida activa: ejercicio físico y deporte (CIENCIAS DE LA SALUD)
Alimentación y nutrición en la vida activa: ...
Pedro José BENITO ...
Tapa blanda - 819 páginas