Nutrición

En los últimos 20 años, los científicos han empezado a descubrir la íntima relación que existe entre la prevención y el tratamiento del cáncer, la dieta y el uso de determinados suplementos específicos.

Resultan sorprendentes las numerosas evidencias científicas que relacionan el inicio, crecimiento y progresión del cáncer con la dieta occidental, los pensamientos negativos, las emociones tóxicas y la mala gestión de las emociones, sumados a la obesidad y el sedentarismo. Se ha demostrado que una dieta pobre en nutrientes, rica en azúcar y carbohidratos refinados, rica en grasas omega 6 y dramáticamente pobre en omega 3, junto a la falta de ejercicio, el estrés crónico y la elevada carga tóxica (metales pesados, pesticidas, herbicidas, contaminantes industriales, aditivos alimentarios, edulcorantes artificiales), pueden contribuir en la génesis del cáncer.

Ciertamente la dieta no es el único factor que influye en la aparición del cáncer, pero sí es uno de los que más peso tiene en la mayoría de los casos. Determinados cambios nutricionales y una adecuada suplementación junto a pautas que favorezcan la desintoxicación pueden luchar enérgicamente contra el cáncer e incrementar significativamente la supervivencia.

Así mismo, se ha demostrado que un programa nutricional bien diseñado puede mejorar la efectividad de los tratamientos convencionales, reducir las complicaciones asociadas a estos tratamientos y prevenir la aparición de cánceres secundarios.

Así pues, para combatir el cáncer desde el punto de vista de la alimentación, es imprescindible adoptar una dieta rica en nutrientes, basada en vegetales saludables (no menos de 5 porciones de vegetales y algunas piezas de frutas al día), un importante aporte de grasas saludables, moderada cantidad de carne (preferiblemente carnes blancas de ganadería ecológica); evitando las grasas malas y las carnes rojas (ricas en omega 6 y grasas saturadas de origen animal), el azúcar y los carbohidratos refinados, los alimentos procesados y los metales pesados.

La estrategia a la hora de elaborar una dieta personalizada en un paciente oncológico debe contemplar que el cáncer se propaga en un medio ácido, en un terreno pro inflamatorio y con baja concentración de oxígeno (hipoxia), necesitando de la creación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) para su crecimiento y expansión.

Por tal motivo aportaremos una dieta alcalina, cosa que logramos con la incorporación de vegetales (frutas y verduras) y a su vez anti inflamatoria (aportando ácidos grasos omega 3 y curcumina). La angiogénesis la podemos combatir con un poderoso anti angiogénico natural como es el té verde y la hipoxia con el ejercicio físico.

Y por último no debemos olvidarnos de diseñar una dieta hipocalórica en el caso de pacientes obesos ya que está demostrado que la obesidad no solo predispone al cáncer sino que además, los pacientes obesos con cáncer responden muy mal a los tratamientos convencionales.

Más sobre Nutrición

Lecturas recomendadas (I)

Mis recetas anticáncer: Alimentación y vida anticáncer (Nutrición y dietética)
Mis recetas anticáncer: Alimentación y vida ...
Odile Fernández
Tapa blanda - 544 páginas
EUR 19,00
Alimentacion Anticancer
Alimentacion Anticancer
Odile Fernandez ...
Tapa blanda - páginas
Mis recetas de cocina anticáncer  (Nutrición y dietética)
Mis recetas de cocina anticáncer  ...
Odile Fernández
Tapa blanda - 320 páginas
EUR 24,70
Recetas  alimentos contra el cancer (SALUD)
Recetas alimentos contra el cancer (SALUD)
Richard Beliveau, ...
Tapa blanda - 272 páginas
Entender la nutricion celular activa (2ª ed.)
Entender la nutricion celular activa (2ª ...
Claude Lagarde
Tapa blanda - 256 páginas
EUR 14,25
¿que Es Una Dieta Sana?
¿que Es Una Dieta Sana?
Sandra Sanchez Jorge, ...
Tapa blanda - páginas
EUR 33,26

Lecturas recomendadas (II)